Test
Students For Liberty is the largest pro-liberty student organization in the world.
To get started, please select your region on the map.

Consumidores Libres

La tragedia de la prohibicion

By

La inspiración de este articulo surge del libro escrito por Alberto Benegas Lynch (h) titulado “La tragedia de la drogadicción” y en una conferencia que resume ese mismo libro en 30 puntos (“Tópicos sobre las drogas” en YouTube) donde el autor no se centra solo en la crítica de la prohibición desde un punto de vista moral sino en una crítica más utilitarista.

avatar

Tiago Damiani

Estudiante de Licenciatura en economía.
Coordinador Junior en EsLibertad


Antes de comenzar me gustaría recitar una frase de Milton Friedman y que Alberto decidió citar en el primer capítulo de su libro.

“Las drogas son una tragedia para los adictos. Pero criminalizar 

su uso convierte la tragedia en un desastre para la sociedad, tanto 

para los que las usan como para los que no las usan.”

  Con esta frase quiero dejar en claro que soy consciente de las consecuencias que trae el abuso de las drogas-como también el abuso del alcohol, tabaco, etc.. -pero también soy muy consciente de las consecuencias aún más graves que trae consigo la prohibición de las mismas. 

Problemas que trae la prohibición:

  Para comenzar iniciemos por el ámbito en el que mejor se me da, el económico. Desde los comienzos de la prohibición los presupuesto para combatir la mal llamada “Guerra contra las drogas”-seria contra los narcotraficantes y no contra las drogas-ha aumentado exponencialmente sin lograr ningún objetivo, ya sea reducir el consumo o combatir el narcotráfico. Para tener una idea, el presupuesto en Argentina aumento (SEDRONAR) desde el 2007 al 2017 un promedio anual del 46% comenzando en cerca de 25 millones terminando en 909 millones. Pero no nos olvidemos que todo el presupuesto destinado a combatir el narcotráfico, campañas de concientización, rehabilitaciones, gastos médicos en heridos por enfrentamientos, etc.. Se financian mediante impuestos pagados por personas que probablemente jamás han consumido ningún tipo de estupefaciente.

  También cabe comentar que la prohibición causa altos márgenes operativos por el riesgo que conlleva la comercialización, lo cual aumenta los precios de las mismas y da lugar a que entren al mercado las drogas de mala calidad-en el caso de la marihuana el famoso “cogollo” o “paraguayo”- o a las drogas sintéticas e intermedias como el éxtasis o el paco. Ese tipo de drogas suelen ser mucho más adictivas y peligrosas para el consumidor en comparación con las naturales, provocando así daños irreversibles para el que las consume o incluso la muerte por sobredosis.

  Saliendo de lo económico adentrémonos en la complicidad de los gobiernos, el gobierno que decide “prohibir la venta y consumo de drogas para cuidar al ciudadano de sí mismo” pero que a la vez es altamente beneficiado por la ley promulgada. Bien sea enalteciendo su imagen como el ser protector por excelencia, ya que considera que no eres capaz de cuidarte a vos mismo o mediante la corrupción-esta no solo incluiría a los gobernantes sino también a empresarios, agentes policiales o del ejército, personal de agencias como la DEA o SEDRONAR- ya sea con coimas, haciendo “la vista gorda”, contribuyendo en el lavado de dinero o siendo participes de las mismas organizaciones narcotraficantes. Alberto en su conferencia cuenta una anécdota con un conocido doctor en medicina mexicano llamado Agustín Navarro que está en contra de la prohibición, el citaba ciertos argumentos que impresionaron al profesor (en ese entonces estaba a favor de la prohibición). En un momento de la charla Alberto le dice (No cito textual) “No pensaste en escribir un libro con esos argumentos” y el doctor responde “Si, pero al tiempo de comenzar el proyecto mi esposa e hijo de 9 años recibieron amenazas de altos mandos de las mafias lo cual decidí dar un paso atrás”. Alberto finaliza la conferencia diciendo la frase “lo peor que les puede ocurrir a los negociantes de las drogas es que se libere”

    Pasemos de la corrupción del gobierno a los efectos negativos que trae en la sociedad. Ya comentamos más arriba que todo el dinero que se utiliza para la “Guerra contra las drogas” y otros gastos sale de los impuestos de la gente u otros tipos de financiamiento que igualmente, de alguna manera cargan sobre la misma sociedad. También un gasto importante sería el de las cárceles donde la ocupación de las mismas aumenta en gran medida. Otro efecto son las muertes de inocentes causadas por las balaceras que se dan en las batallas entre el gobierno y las mafias o entre las mismas organizaciones criminales. Siguiendo con lo mismo las violaciones a la privacidad y las libertades son un caso que se da a menudo ya sean las escuchas telefónicas, allanamientos, violación del secreto bancario o arresto sin pedido de detención.

Otra de las consecuencias seria la utilización de menores para las ventas ya que no podrían ir a prisión o no recibirían la condena como adulto. El aumento de la violencia debido a la presión de los gobiernos y la competencia entre vendedores ya que como dicen muchos “es la ley de la selva donde sobrevive el más fuerte” y el otro dicho “si salís del negocio de las drogas es muerto”.

Beneficios de eliminar la prohibición:

  Los beneficios que traería la eliminación de la prohibición son varios, pero el más importante seria que acabarías con el narcotráfico ya que como todo mercado ilegal surge con la prohibición. Eso eliminaría la prima por el riesgo dejando poco margen de ganancias para que entren al mercado las drogas sintéticas o de mala calidad, además las empresas productoras deberían aclarar específicamente el contenido de la droga dando protección al consumidor que no se da con la prohibición. Se liberarían recursos antes utilizados para la “Guerra contra las drogas” ya sean monetarios o físicos (Policías, ejercito, etc…) que se podría destinar un pequeño porcentaje para una mejor campaña de concientización sobre los efectos de los estupefacientes y en el caso de los policías se dedicarían a combatir el verdadero crimen. No habría más corrupción al menos policial o empresarial ya que conociendo a los gobiernos los matarían a impuestos lo cual podría a llevar a ciertos negocios a cambio de beneficios fiscales. Por último, ya no se contratarían menores ni habría violencia entre vendedores, las drogas se venderían en los comercios, podrías cultivarlas vos mismo y ni hablar del empleo que generaría la industria de las drogas.

Algunas preguntas:

  ¿Reducción del consumo y delincuencia? Alberto en su libro dice que mediante la no necesidad de los “pushers” (Personas encargadas de adentrarse en ciertos lugares en busca de nuevos clientes), prohibiendo la publicidad a favor del consumo de drogas y eliminando el factor “fruto prohibido” el consumo disminuiría. En el caso de la delincuencia hay estadísticas que muestran que muchos delincuentes están drogados o han consumido drogas previo al crimen, pero el profesor Lynch dice que es un error afirmar que las drogas llevan al crimen viendo como dato cuantos son los delincuentes que consumen drogas y no, cuantos son los consumidores de drogas que son delincuentes. Se puede decir también que en muchos países delinquir habiendo consumido estupefacientes es un atenuante a la hora de la condena, lo cual es un grave error ya que incentiva a consumir drogas antes de ir a cometer un delito. El haber consumido drogas para delinquir debe ser una agravante y no un atenuante. Cerrando el tema, no hay evidencia empírica en el caso de las drogas que corroboren lo anteriormente dicho, pero no hay que negar que tiene mucho sentido. Lo que si podemos evidenciar es que en el caso de la “Ley seca” donde se prohibió el consumo y la venta de alcohol en Estados Unidos, al ser retirada dicha ley se vio una caída en la cantidad de crímenes y en el consumo de alcohol.

  ¿Las personas adictas deben ser atendidas en los hospitales de gestión estatal? ¿El estado debe proporcionar un sistema de rehabilitación “gratuito”? ¿E invertir en la concientización de los peligros que traen el consumo de drogas? La respuesta a las primeras 2 preguntas es NO. La libertad que tienes para decidir si consumir drogas o no, debe estar acompañada con conciencia y responsabilidad. No debes cargar la culpa de tus decisiones sobre la espalda de la sociedad. Por eso en caso de que necesites atención médica o rehabilitación se debe financiar con dinero propio o de organizaciones privadas. El estado no te está ayudando si financia los gastos de tu irresponsabilidad con los frutos del trabajo ajeno, al contrario, está incentivando indirectamente el consumo sin conciencia y sin responsabilidad de las mismas. En el caso de la tercera pregunta dije anteriormente que con los recursos disponibles del presupuesto de “la guerra contra las drogas” se podría destinar una pequeña parte para financiar una buena campaña de concientización. Preferiría que sea mediante organizaciones privadas, pero se me ocurrió una manera de que el estado ayude a concientizar sobre los abusos de las drogas. Sería que las charlas las podrían dar nuestros diputados, senadores, legisladores, concejales ya que cobran unos abultados sueldos por hacer poco y nada. Visitarían escuelas y darían charlas para nuestros jóvenes, creo que sería lo más beneficioso que podrían hacer y que jamás han hecho.

  ¿Se debe considerar a los adictos como enfermos? Esta pregunta puede dar mucho debate. Alberto utiliza como argumento los estudios de Thomas Szasz quien señala que “una enfermedad es una lesión orgánica y que resulta una peligrosa metáfora el sostener que se puede estar enfermo de la mente, es decir, de la psique o de las ideas. Algo inmaterial no puede estar enfermo en sentido literal, esto es, en el sentido médico de la expresión” y explica que “la patología define la enfermedad como una anormalidad funcional o estructural de las células, tejidos, órganos o cuerpos”. Y continua con “se trata de lesiones que deben ser pasibles de comprobación o si no lo son, porque son lesiones putativas, estamos frente a una conjetura debido a evidencias clínicas que postergan las comprobaciones para cuando la lesión pueda probarse debidamente”. Alberto señala que es una concepción falas denominar a los adictos como enfermos. En mi caso no me considero apto intelectualmente para formular una opinión con argumentos.

  ¿Se debe prohibir las publicidades a favor de las drogas?  Yo creo que solo los que están a favor de un estado mínimo o inexistente nos planteamos esta duda, las demás personas estarían a favor de prohibir las publicidades a favor de las drogas. El profesor considera que prohibir las publicidades es clave para que baje el consumo al eliminar la prohibición. En mi caso es más por cuestión ideológica que creo que no deba prohibirse, pero admito que tiene mucha validez el argumento planteado por el profesor. Diría que al eliminarse la prohibición debería prohibirse, valga la redundancia, las publicidades a favor del consumo de drogas, pero al pasar el tiempo podrían dar paso atrás para ver cómo afectan las publicidades sobre el consumo.

  ¿Se debe permitir el consumo en sectores públicos? ¿O transitar en la vía pública-en una condición que pueda afectar a terceros- bajo los efectos de las drogas? Pues no, al igual que con el consumo de alcohol y en algunos casos especiales con el tabaco, se debe prohibir transitar bajo los efectos de las drogas y consumirlas en sectores públicos.

Conclusión

  Hoy en día, si el consumo y la venta de drogas están prohibidas, es debido a la cantidad de negocios y beneficios que trae la prohibición para los que gobiernan, ya que es abrumador la cantidad de dinero que se destinó para eliminar el consumo y la venta en pos de nada positivo. Solo trajo corrupción y la pérdida de vidas inocentes. Para cerrar vuelvo a recitar una cita del profesor Lynch de Thomas Sowell “Las políticas deben ser juzgadas por sus resultados” y los únicos resultados positivos de la prohibición se ve en los bolsillos de los gobernantes.


Esta publicación expresa únicamente la opinión del autor y no necesariamente representa la posición de Students For Liberty Inc. En el Blog EsLibertad estamos comprometidos con la defensa de la libertad de expresión y la promoción del debate de las ideas. Pueden escribirnos al correo [email protected] para conocer más de esta iniciativa.

Write for Us

Our Writers

X