Test
Students For Liberty is the largest pro-liberty student organization in the world.
To get started, please select your region on the map.

Populismo

La (difícil) vida institucional Argentina

By

Nicolás Pierini
Coordinador de Academia para Latinoamérica de Estudiantes por la Libertad


La calidad institucional está en tela de juicio por donde se la mire. No sólo por la falta de
transparencia, indispensable para que se expanda la corrupción. Aparecen, además, niveles de
mala praxis que, si no fuera por sus dramáticas consecuencias, se volverían hilarantes. El
juicio oral por la asignación de las obras viales en Santa Cruz ha vuelto a poner en primer
plano un sistema de recaudación política y enriquecimiento personal que reproduce, en una
escala nunca vista, métodos que se repiten en todas las jurisdicciones del país.

Esa escena fue reemplazada por otra, también muy inquietante: la tentativa de asesinato a
Cristina Kirchner, ejecutada por Fernando Sabag Montiel, un marginal ligado, a la vez, a una
banda cuyas eventuales ramificaciones se hunden en un mar de incógnitas. Alrededor de ese
acontecimiento escalofriante se han multiplicado irregularidades y deficiencias que casi
siempre bordean el disparate. Desaguisados que pertenecen al campo de la Seguridad y de los
procedimientos judiciales.

Una perspectiva alentadora sería que, como respuesta a la desolación de este paisaje, un
sector de la dirigencia política lidere un proceso de regeneración. Es lo que, por la lógica de
la disputa de poder, se suele esperar de la oposición. Pero esa novedad está todavía por venir.
En las últimas horas, en Juntos por el Cambio ha estallado un conflicto sordo sobre el
funcionamiento del Poder Judicial.

La excusa que desató el entredicho es muy significativa. Se refiere a la integración del
Consejo de la Magistratura, el cuerpo a través del cual se designa, sanciona y remueve a los
jueces. La Corte Suprema declaró la inconstitucionalidad de la anterior composición del
Consejo y estableció que debe renovarse antes del 1 de noviembre. Diputados y senadores
deben designar a sus delegados. Y los abogados, académicos y magistrados tienen que
realizar elecciones para seleccionar a los suyos. La pretensión teórica de que los consejeros
representen a distintos “gremios” se ha convertido en una fantasía. La campaña para elegir
abogados requiere de una maquinaria con la que sólo cuentan los partidos. Por lo tanto, esos
consejeros terminan siendo designados por la dirigencia política.

La guerra estalló en Juntos por el Cambio porque Mauricio Macri decidió respaldar, para el
estamento de los abogados, la reelección de Carlos Matterson, quien ocupa una banca de
consejero desde 2020, apadrinado por el binguero Daniel Angelici. Matterson es el abogado
de Angelici en el negocio del juego. Esa decisión de Macri encendió una ácida polémica en la

coalición, que se proyecta sobre el Pro. En el radicalismo sostienen que la postulación de
Matterson rompe el acuerdo celebrado en la Casa de Jujuy el último febrero.

En aquella oportunidad, los radicales Gerardo Morales, Ricardo Gil Lavedra, Ernesto Sanz y
el legendario Willy Hoerth se encontraron con Patricia Bullrich, Horacio Rodríguez Larreta y
Germán Garavano, del Pro. También estaba Angelici, quien milita en el radicalismo pero se
ha convertido, desde hace años, en el principal gestor judicial de Macri.

Esa ambigüedad llevó a Bullrich, para quien la aspereza no tiene secretos, a preguntarle:
“Che, Angelici, ¿vos acá representás a la UCR o a Macri?”. El acuerdo fue que, para las
elecciones que se celebrarán en octubre, Juntos por el Cambio apoyaría una lista encabezada
por un abogado radical; le seguiría alguien del Pro, que sería Jimena de la Torre, y el tercer
lugar sería para otro radical. Este es el entendimiento que colapsó con la postulación de
Matterson. Hasta anoche la principal oposición se quebraba en dos listas: la de Matterson,
seguido por De la Torre, y la encabezada por el radical Miguel Ángel Piedecasas. El plazo
para inscribir las candidaturas vence muy pronto.

La jugada de Macri encendió de ira a los radicales. A tal punto que el presidente Morales
adelantó a Bullrich que, si Macri y Angelici siguen respaldando a Matterson, él formularía
una denuncia incendiaria sobre la política judicial del expresidente. Bullrich pidió 24 horas
para evitar esa confrontación. No fue la única hoguera.

Las novedades llegaron a Exaltación de la Cruz, enfureciendo a Elisa Carrió, quien le habría
enviado un mensaje a Macri, cuyo contenido se desconoce. A quienes le informaron de esta
ruptura les contestó: “Que pongan un abogado del juego es tomarle el pelo a todo Juntos por
el Cambio”. Morales y Carrió estuvieron comunicados hasta tarde. En estos días la tensión se
sentirá más de lo acostumbrado, debido a que el radicalismo está convocado a tomar una
decisión.

Las fisuras cubren un espacio más amplio. El sector del radicalismo que conducen Emiliano
Yacobitti y Martín Lousteau hará una alianza por fuera del partido, circunscripta a los
abogados porteños, con el exradical, exmassista, kirchnerista y proto-exkirchnerista Diego
Molea. Es el rector de la Universidad de Lomas de Zamora, alma mater de jurisconsultos

como el atribulado ministro de Seguridad, Aníbal Fernández, y Javier Fernández, a quien el
tenebroso Antonio Stiuso identificó ante la Justicia como uno de sus hombres.

Como Molea también es abogado, está preparando dos listas: una de letrados y otra de
académicos. Nace el moleísmo. En ambas estaría asociado a “Evolución”, la línea interna de
Lousteau. Para facilitar ese acople, Molea tomó distancia respecto del kirchnerismo puro, si
es que hay algo puro en este valle de pasiones.

Los feligreses y colegas de la Abogada Exitosa votarán al laboralista Héctor Recalde, padre
del senador Mariano y antiguo presidente del bloque de diputados que respondía a Néstor
Kirchner. Angelici celebra esta pasable autonomía de Molea. Igual que agradece la disidencia
de Yacobitti y Lousteau. Restan votos a la lista de Piedecasas pero, sobre todo, extienden su
control más allá de Matterson.

Molea conserva cierta lealtad a Angelici –cierta debe subrayarse en este caso- desde los
tiempos en que los acercó el consejero de la Magistratura porteño, Alberto “Nacho” Biglieri.
Acertijo elemental: ¿en las encrucijadas decisivas del Consejo, con quién se alineará Molea?
¿Con Angelici o con Lousteau? ¿O los tres son lo mismo? El poder está siempre cerca de la
simulación.

La gravitación de Angelici en el terreno judicial es sorprendente. “Es un Don para-estatal”, lo
definió alguien que lo conoce a la perfección. Además de controlar varias butacas en el
Consejo de la Magistratura nacional, maneja también el de la Ciudad de Buenos Aires. Esa
influencia le permitirá dominar el nuevo juzgado electoral porteño. Es la instancia en la que
se van a dirimir las controversias de todos los comicios locales, internos y generales. Los
nacionales seguirán bajo la competencia federal, que ejerce María Servini.

El postulante para ese cargo crucial es Roberto Carlos Requejo. Para desazón del ex diputado
de la Coalición Cívica Adrián Pérez, que compitió con él en el concurso, el futuro juez
obtuvo una calificación de 50 puntos sobre 50, a pesar de que quienes lo examinaron
consignaron que cometió varios errores. Es la aritmética de Angelici. La aritmética del juego.

Con Requejo en ese tribunal porteño, el acertijo de Molea se vuelve mucho más inquietante.
Si se llega a verificar, como todo hace prever, una interna dentro de Juntos por el Cambio

entre Jorge Macri y Lousteau: ¿a quién favorecerá Requejo, el ahijado de Angelici? La
respuesta más obvia es que inclinará su pulgar a favor de Jorge Macri, dada la subordinación
de Angelici al expresidente. Pero sería incorrecta. Mauricio Macri conoció a Angelici a través
de Jorge Macri. El exintendente de Vicente López y el binguero están cansados de pactar.
Iniciaron esa tradición en la Legislatura bonaerense durante el tratamiento de la Ley del
Humo. Nada que ver con Sergio Massa. Fue la norma que prohibió fumar en lugares
públicos, pero con excepción de los bingos.

El último entendimiento relevante entre Jorge Macri y el binguero fue la postulación de
Cristian Gribaudo como candidato a senador bonarense de la primera sección electoral.
Defensor del negocio del juego, Gribaudo fue el candidato a suceder a Angelici en la
presidencia de Boca Jr. Pero Jorge Ameal lo derrotó.

Para incrementar su poder en la Justicia, Angelici cuenta con el respaldo constante de
Mauricio Macri. Bajo su Presidencia, el binguero estuvo a cargo de la supervisión política de
dos instrumentos claves. El primero fue la delegación del Poder Ejecutivo en el Consejo de la
Magistratura. Allí su subordinado era Juan Bautista Mahiques, actual fiscal general de la
Ciudad de Buenos Aires. El segundo fue la Dirección de Asuntos Jurídicos de la AFI, que
estuvo a cargo de otro alfil de Angelici: Juan Sebastián De Stefano. Este funcionario se hizo
célebre cuando salió a luz la filmación clandestina de una reunión en la que el entonces
ministro de Trabajo de la provincia, Marcelo Villegas, manifestó su fantasía de armar “una
Gestapo contra el sindicalismo”.

De Stefano apareció en ese video, en cuya realización material habrían tenido responsabilidad
dos subordinados directos de Silvia Majdalani: su cuñado, Darío Biorci, y su antiguo profesor
Diego Dalmau Pereyra. Todos fueron procesados por esta operación, a pesar de lo cual De
Stefano sigue siendo funcionario del gobierno porteño. Es director de Subterráneos. Su medio
natural.

Angelici encarna, desde fuera del Estado, una de las miserias más graves del sistema
institucional de las últimas décadas: la vinculación de la Justicia Federal con el submundo de
los servicios de Inteligencia. Para esa coordinación el binguero se sirvió de la sagacidad del
abogado Darío Richarte, a quien Néstor Kirchner, a través de Francisco Larcher y Stiuso,
encargaban la defensa judicial de sus funcionarios en problemas. Amado Boudou y José

López fueron dos de los más célebres clientes de Richarte, quien desistió en público de todos
esos patrocinios a los pocos días de que Stiuso fuera desplazado de la AFI. Richarte ha sido la
sombra de Angelici. Una sombra larga: llegó hasta Boca Jr.

La candidatura de Matterson es la expresión de superficie de este sistema. Es comprensible,
por lo tanto, que la fisura que produce sea tan delicada. Toda una cuerda muy sensible de la
coalición opositora: la de la convicción con que allí se levanta la bandera de la calidad
republicana.

No va a ser la única disputa. Pero es la principal. Juntos por el Cambio tendrá que resolver
también a quiénes promoverá como consejeros de la Magistratura en nombre del Congreso.
Es también una discusión interna en el Pro. Un grupo de dirigentes, entre los que se cuenta
Mauricio Macri, alientan que el diputado Pablo Tonelli reelija por un año, hasta el final de su
mandato. Es una opción que recibe interferencias. Una es la de Álvaro González, un diputado
santafesino que nació en la política de la mano de Víctor Reviglio y conquistó una banca
porteña gracias al apoyo de Majdalani. Es el hombre de Larreta en la Cámara baja. De
Rosario a Buenos Aires. De Reviglio a Larreta. “Evolución”, podría repetir con Lousteau.

El otro aspirante a la butaca de Tonelli es el mendocino Omar Demarchi, quien también
integra el equipo de Larreta. Se entiende mejor la predilección de Macri por Tonelli: el duelo
interno del Pro toma todas las colinas.

Desde el ámbito judicial, Macri recibió en las últimas horas, además, novedades
desafortunadas en relación con el conflicto con su hermano Mariano.

La intensidad que cobra la disputa por la intervención política sobre la Justicia es un síntoma
elocuente de la salud civil de la Nación. Los tribunales son el gran campo de batalla. Lo
demuestra el kirchnerismo con bastante claridad. Por ejemplo, ya comenzaron las
recusaciones contra jueces de la Corte. Inauguró el presidente Horacio Rosatti. Desde el
oficialismo quieren desplazarlo de la causa por la coparticipación de la ciudad de Buenos
Aires porque se enteraron de que la mano derecha de Rosatti, Silvio Robles, se había cruzado
con el ministro de Seguridad porteño, Marcelo D’Alessandro, en una reunión social. Tanto
Rosatti, como su colaborador Robles, suelen recibir disparos desde ambas orillas de la
polarización. Es un mérito.

Rosatti, como presidente del Consejo de la Magistratura, deberá asistir a las confrontaciones
que demuestran por qué es crucial ocupar esa institución. Una de ellas tiene que ver con el
cumplimiento del célebre fallo que obliga a terminar con los traslados de jueces y a cubrir las
vacantes con los mecanismos previstos en la Constitución. El pronunciamiento quedó
asociado a los camaristas Bruglia y Bertuzzi. Pero afecta a muchos otros magistrados. Entre
ellos, a la jueza electoral Servini. La mejor amiga de Angelici en Tribunales.


Esta publicación expresa únicamente la opinión del autor y no necesariamente representa la posición de Students For Liberty Inc. En el Blog EsLibertad estamos comprometidos con la defensa de la libertad de expresión y la promoción del debate de las ideas. Pueden escribirnos al correo [email protected] para conocer más de esta iniciativa.

If you enjoy reading our blog, be sure to subscribe to our mailing list for more content and updates.


Write for Us

Our Writers

X