Test
Students For Liberty is the largest pro-liberty student organization in the world.
To get started, please select your region on the map.

Colectivismos

Egoísmo en tiempos de pandemia.

By

En estos tiempos es cuando más se escucha en las calles o en las noticias la frase “no seamos egoístas, no salgan de casa” o “no sean egoístas, piensen en el otro”. Pero, ¿Sabemos lo que estamos diciendo?


Enzo Beltramino

Maestría en Filosofía Objetivista , Estudiante


El egoísmo es la búsqueda del interés personal a largo plazo. No significa aplastar a otros para conseguir mi felicidad o mi objetivo, eso es lo que nos hacen creer. El egoísta preocupándose por su propio bienestar, se está encargando del bienestar del resto porque la única forma de obtenerlo es en sociedad, sirviendo al prójimo. Recordemos al gran Adam Smith: “no obtenemos los alimentos de la benevolencia del carnicero, del cervecero o del panadero, sino de su propio interés”. 

Deberíamos interactuar unos con otros para obtener una ventaja mutua mediante consentimiento mutuo.  Así que yo no debería estar intentando sacrificarme por vos para ayudarte de una forma que me perjudica; y no debería aprovecharme de vos para ganar en nuestra interacción, para que yo me beneficie y vos pierdas. Yo debería tratarte pensando que la mejor interacción que puedo tener, la que más me beneficiará a largo plazo, es en la que ambos nos beneficiamos. También ambos deberíamos pensar que eso no va a pasar y no puede pasar, a menos que los dos entendamos que eso es lo que está pasando y estemos de acuerdo. Incluso si yo sé que algo es lo mejor para vos, no te lo puedo imponer. La clave es actuar juntos, voluntariamente, para beneficio mutuo y por consentimiento mutuo. Es el propio egoísmo que induce al individuo a servir a los demás. Es la ley fundamental de la sociedad.

Es imposible que ser egoísta sea algo malo. Al coercionar a otros para conseguir su fin, al pasar por encima de ellos, el corrupto está llamando a la desgracia y tendrá que lidiar con la permamente amenaza, sin poder disfrutar su objetivo obtenido. Los corruptos no son egoístas, no saben serlo. El verdadero egoísta sabe que ocupándose primero de sí mismo es estar ocupándose de su entorno, es estar haciendo lo que mejor sabe hacer y puede que al menos quienes le rodean estén lo mejor posible. 

Es clave que nos cuidemos entre nosotros tomando las medidas sanitarias necesarias si queremos seguir viviendo, pero empecemos por uno mismo, por nuestra persona, por el individuo, no por el grupo. 

El gran filósofo estoico Séneca nos dice en una carta que le escribe a su madre, “Muchas veces antes he tenido el impulso de consolarte a ti, la mejor de las madres; muchas veces me he contenido. A atreverme me impulsaban muchas cosas. En primer lugar me parecía que iba a ahuyentar los males, dado que, si no hubiera podido evitar tus lágrimas, al menos con seguridad las habría enjuagado. Después, no dudaba que iba a tener más autoridad para levantarte, si yo mismo me había puesto de pie antes.”

Es ahora cuando más necesitamos ser egoístas.


Esta publicación expresa únicamente la opinión del autor y no necesariamente representa la posición de Students For Liberty Inc. En el Blog EsLibertad estamos comprometidos con la defensa de la libertad de expresión y la promoción del debate de las ideas. Pueden escribirnos al correo [email protected] para conocer más de esta iniciativa.

Write for Us

Our Writers

X