Test
Students For Liberty is the largest pro-liberty student organization in the world.
To get started, please select your region on the map.

Corrección Política

Discutir lo indiscutible

By

Discutir lo indiscutible: el caso Chocobar. La extravagancia y la resonancia de la sinrazón reclama un castigo interminable para el policía Chocobar que salvó la vida de un turista apuñalado con saña incomprensible. El episodio trágico derivó en la muerte de uno de los atacantes. ¿Se apresuró el policía? ¿Disparó al cuerpo o al piso?


avatar

Nicolás Pierini

Estudiante de la Licenciatura en Ciencia Política y el Profesorado en Geografía en la Universidad Nacional de Mar del Plata. Coordinador Senior y Director del Departamento de Estudios de Estudiantes por la Libertad Argentina


La pericias indican que el disparo mortal rebotó primero en el asfalto. El testimonio de Joseph Wolek, el turista agredido, es profunda y elocuente: “Mientras yacía en la fría vereda de cemento esperando la muerte, un policía solitario, Luis Oscar Chocobar, y algunos ciudadanos honrados de La Boca que habían presenciado mi ataque rápidamente me auxiliaron y corrieron tras los asaltantes sin titubeos ni preocupación por su propia seguridad, entraron en acción, hicieron lo correcto”. El corset de temor que nos ahoga impide analizar con libertad la posición de Chocobar sin aluviones de críticas de tantos arrogantes ideologizados que nunca fueron víctimas. Defender a Chocobar es causa de lapidación virtual automática. Decidió intervenir aunque no tenía obligación. Es un policía de la provincia. Pasó de héroe a villano. Ahora está crucificado así como antes fue exaltado.

Chocobar es la grieta. Había sido contratado por Scioli como tantos otros “Pitufos”. Su capacitación fue breve y escasa. Como señaló un periodista experto en los agudos diferendos de este tipo: Chocobar interpela a todo un sistema policial que es equívoco, y que se nota. Ahora, la defensoría oficial, a través del programa de asistencia a la víctima, va a defender a Ivonne Kucok, la madre del ladrón muerto. El abogado de la defensoría es quien va a actuar como querellante contra Chocobar pidiendo su prisión perpetua por homicidio agravado.

¿Es culpable Chocobar por haber intervenido sin que nadie lo obligara ante un flagrante intento de asesinato? ¿Es culpable por haber recibido una capacitación apresurada, azuzada por los tiempos de la política? ¿Merece perpetua por eso? Todo es demencial. Más allá del caso Chocobar, también hay a la vez y en diversos lugares del país, abrumadores abusos policiales que el Estado no investiga y olvida. Es la resonancia de una confusión tenebrosa ahogada en el miedo y en una babel estrepitosa.

Se devalúa el valor de la vida. Esa depreciación es aún más grave que la de la moneda. Es el substrato más profundo del agujero negro de la economía.¿Si no podemos confiar en seguir vivos ante la inseguridad volcánica, cómo podríamos confiar en todo el resto, empezando por el peso, tan fantasmal y con tan precario futuro? Estamos desamparados, y nos estamos jugando todo.

Es momento de desvivir, de alienación en sentido estricto, de profundo vacío ante la enormidad de las pruebas. Negar lo innegable, aprobar la posverdad. Chocobar es solamente un ejemplo de tantos otros, es solo un testimonio de millones similares. Es corazón sinrazón aunque la razón desvela. Chocobar es el yo, es la defensa de la vida y de las personas de bien.


Esta publicación expresa únicamente la opinión del autor y no necesariamente representa la posición de Students For Liberty Inc. En el Blog EsLibertad estamos comprometidos con la defensa de la libertad de expresión y la promoción del debate de las ideas. Pueden escribirnos al correo [email protected] para conocer más de esta iniciativa

Write for Us

Our Writers

X