Test
Students For Liberty is the largest pro-liberty student organization in the world.
To get started, please select your region on the map.

Conservación Del Ambiente

Privaticemos Las Playas

By

¿Por qué no privatizar las playas?, Las personas somos influidos con mitos, prejuicios y tradiciones, estas nociones nos crean ideas de criterios, que bien pueden estar errados. ¿Qué es la naturaleza? Y ¿Cómo serían los incentivos en un mercado verde?: La propiedad privada es la respuesta.


avatar

Carlos Manjarrés

Coordinador local Eslibertad Colombia, Abogado en formación


Para hablar de este tema partimos en desmentir dos nociones (o prejuicios) erróneas:

1. “El propietario pretende destruir su propiedad”, este prejuicio sobre que todo acto humano apunta a un lucro insensato, es decir, se hace una plena separación de la racionalidad del hombre y sus fines, donde estos son categóricamente malos por ser impulsados por un constante afán de usufructuar a costa de cualquier daño a su propiedad. 

Aquel supuesto de hecho no es universalmente válido ni tampoco consistente. Supongamos el caso hipotético donde usted es el dueño de una extensión natural de playas, donde casualmente anidan tortugas de varios tipos, también llegan aves y en conclusión, bajo los criterios de ideología verde que son meramente estéticos, es un paisaje silvestre que cualquiera hoy añoraba por conservar para la futura generación de hombres, pues bien, estos incentivos, podrían ser traducidos de la siguiente manera: como turismo verde  o como área de investigación biológica, en ambos casos, los incentivos del propietario apuntan precisamente a la conservación.

 Lo anterior, teniendo en cuenta que el interés humano a este tipo de eventos y lugares es bien remunerado, sería insensato para él, volver esa playa una pocilga, donde nadie quisiera ir, cuando puede lucrarse a través del turismo y/o la investigación (Terminaría gestionando su propiedad de manera eficiente, o vendiéndole a alguien que valore estos paisajes, incluso sería más eficiente a la hora de combatir el tráfico y cacería ilegal de tortugas). Es una lógica simple, usted en su casa no tiene bolsas de basura por toda la sala. 

2. “Una errónea idea de naturaleza”, cosa que casi roza con el odio a su misma humanidad, aspectos bastantes irracionales, que en temas de incentivo político tiene a Colombia al borde de la mayor era burocrática. Leyes que pretenden desconocer la realidad, otorgar cosas inexistentes como derechos animales o derechos a cuerpos hídricos, que no tienen otra finalidad que relativizar todo derecho de propiedad mientras regulan cada aspecto de la vida humana. Ahora bien, esta idea errónea de naturaleza tiene una profundidad ideológica. Pues el hombre nunca ha vivido acorde a la naturaleza, a menos que creamos que nuestro ingenio que transforma nuestro entorno es producto también de la naturaleza. 

Dice Nietzsche (1886). ”¿Queréis vivir de acuerdo con la naturaleza”? ¡Qué mentira encierra esa expresión vuestra, nobles estoicos!, Imaginaos un ser como la naturaleza, inconmensurable derrochadora e indiferente, sin intenciones ni miramientos, sin piedad ni justicia, fecunda y estéril e incierta a la vez; imaginaos la indiferencia misma convertida en poder: ¿cómo podríais vivir de acuerdo con semejante indiferencia? Vivir, ¿no equivale precisamente a ser distinto de semejante naturaleza? Vivir ¿no es valorar, preferir, ser injusto, ser limitado, querer ser diferente? Y aceptando que vuestro imperativo de “vivir de acuerdo con la naturaleza” equivalga, en última instancia, a “vivir de acuerdo con la vida”, ¿Cómo podríais dejar de vivir de este modo? ¿Por qué convertir en principio algo que ya sois y que no tenéis más remedio que ser?” (p. 268.). Es notable el autoengaño de ideólogos verdes, intentan reflejar su moral y sus criterios no de justicia si no de estética a través de una idea falsa de naturaleza, donde pretenden que de alguna manera la naturaleza se acoja a sus valoraciones. Esto parte de no concebir la naturaleza como lo que históricamente es, una fuerza implacablemente que constantemente trata de aniquilarnos, para así asegurar la supervivencia del fuerte (o del que mejor se adapte). Creencia sin sentido es la visión de un campo suizo, césped verde y animales bondadosos entre sí, toda una visión artificial, es en conclusión una idea errónea de naturaleza.


Esta publicación expresa únicamente la opinión del autor y no necesariamente representa la posición de Students For Liberty Inc. En el Blog EsLibertad estamos comprometidos con la defensa de la libertad de expresión y la promoción del debate de las ideas. Pueden escribirnos al correo [email protected] para conocer más de esta iniciativa

Write for Us

Our Writers

X