Test
Students For Liberty is the largest pro-liberty student organization in the world.
To get started, please select your region on the map.

Economía de Libre Mercado

MERCANTILISMO Y FISIOCRACIA EN EL SIGLO XXI

By

El surgimiento de estas dos corrientes de pensamiento económico se da en medio de una sociedad europea claramente segmentada por estratos sociales: monarquía, nobleza, clero y populacho (agricultores, pequeños artesanos, entre otros)


avatar

Marco David Velásquez Baque

Estudiante de Economía en la Escuela Superior Politécnica del Litoral (ESPOL) de Guayaquil, Ecuador. Presidente de la Asociación de Estudiantes de la Facultad de Ciencias Sociales y Humanísticas de la ESPOL.


El mercantilismo se lo puede considerar como la corriente más antigua puesto que la fisiocracia, entre muchas otras cosas, nace como una crítica al sistema mercantilista de la época; a pesar de la longevidad entre el uno y el otro, ambas ideologías contribuyeron mucho al desarrollo de la economía como ciencia durante esos tiempos, permitiendo a partir de lo ya planteado la elaboración de nuevas ideas o generación de conocimiento. En la actualidad, aplicar políticas públicas del corte de alguna de estas dos posturas económicas, tendría a favorecer de manera desproporcionada al sector que hacen énfasis como generador de riquezas; dejando el bienestar común de un lado, analizaremos más a fondo la utilización de los principios de estas ideologías en nuestro mundo moderno, pero antes debemos conocer un poco más sobre estas corrientes de pensamiento económico.

El mercantilismo establece que la generación de riquezas, tanto para un individuo como para una nación, se encuentra en el comercio. La tesis que defendían los denominados “mercantilistas” es que mientras la balanza comercial, término que introdujeron ellos en el

mundo de la economía, sea positiva sea va a producir un excedente (se exporta más de lo que se importa); este excedente es la renta o ganancia que percibe el agente económico. Dado este razonamiento de cómo entender la economía, los mercantilistas apoyaban políticas proteccionistas ante la llegada de las importaciones, buscaban constante apoyo del Estado como ente regulador para fomentar la producción nacional y así mantener el status quo de la balanza comercial positiva. El mercantilismo veía a la economía como un entorno desintegrado donde los diferentes ámbitos de esta poseían relaciones entre sí, pero se desarrollaban individualmente sin la dependencia de los otros. Por ejemplo, la política monetaria y el comercio se relacionaban porque la primera le ofrecía un medio de intercambiar bienes universalmente a la segunda; pero cambios en las normativas de cada una solo deben estar basados en los factores que afectan intrínsicamente a ellas, y no por los efectos exógenos de otros ámbitos económicos. Las tesis mercantilistas eran muy aceptadas en la época debido al sistema político en que se regía la mayor parte de países europeos, los sistemas coloniales. Las Coronas europeas vendían sus productos superiores en manufactura a los territorios colonizados a cambio de minerales preciosos como el oro, plata o bronce. La transacción comercial entre colonos y pioneros siempre era favorable para los primeros; producto de esta comercialización nace la doctrina del bullionismo en Europa. Por tanto, el sistema mercantilista sostenía que la economía era un ente desintegrado donde la generación de riquezas se encontraba en una balanza comercial positiva, defendía posturas proteccionistas ante el comercio internacional y permitía conservar el status quo entre las diferentes clases sociales, objetivo muy importante entre los estratos más altos de los habitantes.

Del otro lado, tenemos las posturas fisiocráticas. François Quesnay, máximo representante del pensamiento fisiocrático, entendió a la economía como un sistema integrado. Quesnay al

ser médico basó su entendimiento económico en un símil del cuerpo humano, donde la economía es un sistema funcional en el que los cuerpos sociales se relacionan entre sí mediante las transacciones comerciales. Los fisiócratas basaban fundamentalmente la elaboración de sus postulados en las Leyes de la Naturaleza, por tanto, creían fervientemente que la generación de riquezas provenía del campo, puesto que “cuando se trabaja la tierra se genera algo nuevo y distinto que no existía antes” – François Quesnay. Asimismo, basados en las Leyes de la Naturaleza, estaban en contra de la intervención del Estado dentro de la economía ya que “el orden natural es lo que beneficia a la agricultura” y así nace una de las frases símbolo del liberalismo económico por parte de uno de los discípulos de Quesnay,

A.R.J. Trugot: “dejar hacer, dejar pasar”. Entonces, la fisiocracia promulga que la economía debe ser entendida como un “todo” y que la clave para generar riquezas se encuentra en la agricultura y ganadería, sólo estos sectores son los que aportan riqueza real a la economía y el resto de las actividades económicas están simplemente haciendo circular esta riqueza; creen en un liberalismo económico y están abiertos al comercio internacional sin barreras.

Las aportaciones más esenciales que podemos resaltar de los mercantilistas y fisiócratas, es la importancia que posee la balanza comercial en la actividad económica y el entendimiento de la economía como un mundo interrelacionado entre sí. Asociar los conceptos de estas corrientes de pensamiento en el mundo moderno, es posible con el siguiente planteamiento. Pequeños países exportadores, como el Ecuador, se beneficiarían de un programa económico con principios básicos de mercantilismo y fisiocracia. El Ecuador, al ser un país tan rico en recursos naturales y tierras fértiles que le permite producir una gran diversidad de productos, debería ser una potencia exportadora en productos agrícolas. De hecho, dicho programa económico no es ajeno a la coyuntura nacional. Muchos sectores sociales y políticos ecuatorianos claman por incentivos para lograr este objetivo, sin embargo, el Estado no hecho

caso omiso a este clamor popular. De llevar a cabo este plan económico, se estaría cumpliendo con supuestos básicos planteados siglos atrás por mercantilistas y fisiócratas; Ecuador se convertiría en una nación que generaría su riqueza por medio de una balanza comercial positiva (postulado mercantilista), siendo el sector agrícola el principal motor exportador del país (postulado fisiócrata).


Esta publicación expresa únicamente la opinión del autor y no necesariamente representa la posición de Students For Liberty. En el Blog EsLibertad estamos comprometidos con la defensa de la libertad de expresión y la promoción del debate de las ideas. Pueden escribirnos al correo [email protected] para conocer más de esta iniciativa.

Write for Us

Our Writers

X