Test
Students For Liberty is the largest pro-liberty student organization in the world.
To get started, please select your region on the map.

Libre Mercado

HACIA LA REVOLUCIÓN

By

Hay dos métodos, claramente marcados, que los socialistas están aplicando para influenciar en la opinión pública y en la sociedad en general, a tal punto, que muchas personas piensan o argumentan como izquierdistas sin darse cuenta. Adicionalmente, esta influencia viene dañando la productividad del país culpándose al libre mercado por ello, siendo este el único “salvavidas” del que disponemos para reflotar nuestra economía en la actual coyuntura.

avatar

Sergio Gallardo R.

Administrador / Gerente, Co-Founder de ORDON SAC


El primer método resulta de la aplicación de los escritos de Antonio Gramsci. Se trata de infiltrar las esferas académicas, cultural, sistema educativo y medios de comunicación, esferas que forman parte de lo que Gramsci denominó la “Sociedad Civil”, que es desde donde el poder económico, político y la Iglesia, según este, ejercen la “HEGEMONÍA”.

El ir infiltrándose en las esferas descritas, es lo que los progres denominan la “Lucha Contrahegemónica”, parte de lo que Gramsci hace referencia como la “PRAXIS”.

Una vez infiltrados en la “Sociedad Civil” empieza la infiltración en la “Sociedad Política” que es desde donde se ejerce el “CONTROL” de la sociedad.

Ejemplo de infiltración en la “Sociedad Política” podría ser cuando cierta universidad privada, altamente ideologizada (infiltrada), daba capacitaciones a Magistrados del Poder Judicial y Fiscales del Ministerio Público.

Ejemplo de infiltración, en el Sistema Educativo, lo vemos en una parte del documental sobre “diversidad lingüística” emitido dentro de un programa televisivo de “Aprendo en Casa” (del MINEDU) dirigido a alumnos de 5to de secundaria, lo cual causó revuelo periodístico por el uso de un lenguaje de contenido marxista con ideas expuestas por Gramsci en sus escritos.

Con este tipo de infiltraciones han logrado que se emitan resoluciones, reglamentos y demás disposiciones que atentan contra la actividad privada. Al, esta última, mermar su productividad y su capacidad de dar empleo, la progresía busca inmediatamente culpar a los privados y al “neoliberalismo” del desempleo y la pobreza. Vemos como, últimamente, INDECOPI anda detrás del “control de precios”, como si dicha medida socialista hubiese funcionado alguna vez en algún lugar del mundo. Sugiero revisen el libro “4 mil Años de Control de Precios” (Autores: Butler Eamonn, Robert Schuettinger, 2020), tal medida nunca funcionó, desde las Sumerios a la fecha.

El otro método de influencia aplicado por los socialistas, en la opinión pública y especialmente en las esferas juveniles estudiantiles, es el de aplicar discursos repetitivos que apelen a las emociones más que al razonamiento. Esto se da a través de los medios de comunicación y sistemas educativos infiltrados. Son cuidadosos, ya que los mensajes que emiten son velados para no generar rechazo por el temor que existe al discurso marxista “puro y duro” dados los ejemplos de países como Venezuela y Cuba, sumidos en sendas desgracias por el socialismo.

Los mensajes se emiten apelando a la heurística de disponibilidad, que consiste en una alta repetición de mensajes generando que estos sean de mucha recordación y terminan por tomarse como ciertos (siendo falacias) e influyendo en las decisiones de la gente.

Posteriormente, una vez que se dictan medidas socialistas o socialistoides, nuestras mentes “toman un atajo” generando lo que se llama heurística por sustitución, y aceptamos tales medidas creyendo que se basan en “verdades”.

Mensajes como “acabemos con la desigualdad” apelan a la emoción insinuando que la desigualdad es causante de la pobreza. Tal mensaje resulta ser una falacia ya que, la pobreza, tiene una causa multifactorial que se traduce en una baja productividad que, a su vez, reincide directamente en generar más pobreza.

Nadie quiere ser igual a otro, todos tenemos distintas personalidades, gustos, estilos, vocaciones, contextos, etc. que nos hacen diferentes en cuanto a trabajos e ingresos económicos. Estos serían mayoritariamente dignos si contáramos con una sociedad productiva y ordenada tal como lo han logrado los países con mayores índices de libertades económicas que son quienes menos impuestos cobran y menos regulaciones tienen. Sugiero la revisión de los índices de libertad económica de países como Suecia, del cual la progresía aduce que es socialista, lo cual resulta en otra falacia.

Podría extenderme largamente con ejemplos de falacias socialistas pero la verdadera finalidad de este artículo es que vayamos conociendo cómo piensa el enemigo del verdadero bienestar y reconocer cuán sagaz y laborioso es en su lucha por apoderarse de las instituciones y destruir el sistema a pesar de no tener ninguna alternativa que funcione o modelo de país socialista que haya logrado tener algún éxito.

Finalmente, el título del artículo hace referencia a lo mencionado por Gramsci: “…para la filosofía de la PRAXIS, de todas las formas de práctica, la más alta es la de La Revolución.” Por ende, ya sabemos hacia dónde se dirige la progresía que viene aplicando como manual el libro “Cartas desde La Cárcel ” (Antonio Gramsci, publicación original 1947).


Esta publicación expresa únicamente la opinión del autor y no necesariamente representa la posición de Students For Liberty Inc. En el Blog EsLibertad estamos comprometidos con la defensa de la libertad de expresión y la promoción del debate de las ideas. Pueden escribirnos al correo [email protected] para conocer más de esta iniciativa.

Write for Us

Our Writers

X