Test
Students For Liberty is the largest pro-liberty student organization in the world.
To get started, please select your region on the map.

Economía de Libre Mercado

Función empresarial y como transforma al mundo. Caso Henry Ford

By

Estamos acostumbrados a percibir en la cultura popular a los empresarios como personas horrendas, cuyo único amor es el dinero, el cual conseguirá a toda costa, pero esta fantasía que sólo busca encontrar un culpable a todos los problemas del mundo dista enormemente de la realidad, primero se debe definir qué es un empresario: según el economista austriaco Jesús Huerta de Soto es toda aquella persona que actúa para modificar el presente y conseguir sus objetivos a futuro, es decir, empresarios son todos aquellos que de una u otra forma desarrollan estrategias para mejorar su presente, no necesariamente es un tipo con una gran empresa y muchos millones en su cuenta; en este sentido, es correcto decir que sin la función empresarial la raza humana no habría sido capaz de evolucionar, no habrían existido ideas innovadoras que mejorarán la realidad que se vivía entonces, debido a esto, a lo largo del tiempo han existido hombres brillantes con increíble visión que han facilitado el trabajo de los obreros y en consecuencia, mejorado significativamente sus condiciones, mientras que la productividad se incrementa, los costos se abaratan y la calidad de vida de la población en general aumenta, tal es el caso del empresario Henry Ford.

avatar

Yoel Ernesto Mora Mercado

Soy estudiante de Ciencias Políticas en la Universidad Católica Autónoma del Táchira y ejerzo como coordinador junior en Student For Liberty.


Este Nació el 30 de octubre del año 1863 en el condado de Wayne, Michigan, sin que nadie se imaginara que años más tarde pondría a rodar al mundo a más de 35 kilómetros por hora, proveniente de una familia pobre de migrantes granjeros y huérfano a los 13 años, pues su madre murió dando a luz, un hecho que lo marcaría para siempre, lo que pudo provocar que se refugiara en las máquinas, mismas con las que había tenido contacto por primera vez tres años antes; pese a que ayudaba a su padre en las labores de la granja, su interés real residía en la ingeniería, con un reloj de bolsillo que le regaló su padre aprendió a desarmar y armar relojes sin problema, lo que lo hizo un famoso reparador de relojes en la comunidad, años más tarde manifestaría a los medios que odiaba el trabajo de granja y que lo único que lo unía a ella era el amor que sentía por su madre, este desprecio al campo y su habilidad con los relojes lo impulsó a marchar a la ciudad.

Luego de haber trabajado un par de años como aprendiz de maquinista, vuelve a la granja natal donde su agilidad con los motores le daría el puesto de jefe de mecánica para la Westinghouse, misma que lo impulsaría a la famosa compañía Edison y fue allí cuando la magia empezó, pues ya Ford ganaría el ascenso a Ingeniero en jefe y tendría tiempo y dinero para dedicarse a sus inventos, es así que en 1896 culmina uno de los primeros vehículos de la historia, denominado “cuadriciclo”, el cual podía andar a una velocidad de 32 km/h, los empresarios de la época encantados con el invento decidieron invertir para iniciar su manufactura, querían un auto que fuese comercial y de lujo, por lo que podrían acceder a él solo unos pocos, esto lleva a la creación de la “Detroit Automobile Company”. 

Una vez creada esta se enfrentó a otro problema, las personas no concebían la idea de manejar “caballos de hierro”, lo consideraban un peligro para la seguridad, pero Ford tenía otras expectativas sobre el futuro, sabía (o intuía mejor dicho) que tenía un producto con un valor (subjetivo desde luego) que podría resultar alto (es decir, tener gran beneficio empresarial) –en la función empresarial el valor es la apreciación subjetiva que el actor da al fin, y el beneficio es la ganancia que se obtiene producto de la acción humana, y es el que impulsa al actor a actuar-, unos medios escasos y desconocidos (lo suficiente para que no resultaran fácil de copiar) con el que podría lograr su fin –en la función empresarial el medio es todo aquello que el actor cree que es adecuado para lograr su fin, y es inherentemente escaso-, y un fin importante (que era automatizar, por decirlo de alguna forma, la manera en que se movilizaban las personas) –en este punto es importante resaltar que fines y medios jamás están dados sino que son el resultado de la esencial actividad empresarial que consiste en crear, descubrir o simplemente, darse cuenta cuales son los fines y medios relevantes para el actor en cada circunstancia de su vida-.

Así Henry llevó su obsesión con las carreras al límite, creando motores cada vez más rápidos, pensado (o percibiendo quizás) que esto causaría el interés del público, lo que en efecto acabó sucediendo, por ello diría más tarde “si le hubiera preguntado a la gente qué querían, habrían dicho caballos más rápidos”, lo que demuestra la inherente creatividad empresarial que poseía Henry Ford, percibiendo oportunidades de ganancia en áreas donde otras personas no eran capaces de concebirlas, capaz de encontrar soluciones ingeniosas a los problemas existentes, como la dificultad para movilizarse, a partir de información inexistente que fue descubriendo en base a la experimentación (Esto en la función empresarial se conoce como conocimiento subjetivo, es un conocimiento sobre valoraciones humanas concretas, es decir, tanto de las fines que el actor pretende –en este caso Henry Ford-, como de los fines que él cree persiguen otros actores –tener “caballos más rápidos”-). Además, Kirzner comenta que un empresario debe ser perspicaz, es decir, debe tener una visión muy aguda para percibir los problemas sociales, estudiar cuáles son sus acciones y estimar el efecto de las mismas en el futuro.

Sin embargo, antes de tener dicho éxito, llevó a la bancarrota a la “Detroit Automobile Company”, pues sus inversores no tenían la misma visión sobre las oportunidades de ganancia (que poseía el auto) que Ford, y es algo que menciona el profesor Huerta de Soto, no todas las personas tienen la misma capacidad empresarial para percibir una forma innovadora de resolver un problema y lo funcional y rentable que podrá resultar en el futuro, además de que existe una incertidumbre inerradicable, el actor solo tiene ciertas ideas, expectativas, imaginaciones, etc., que se irán reduciendo gracias a comportamientos propios o ajenos, pero esto es una cuestión subjetiva, los inversores tal vez tenían una visión diferente a la de Ford (que también tiene que ver con la preferencia temporal, el actor siempre buscará y valorará los fines más próximos, a menos de que consiga fines de mayor valor para él, aquí puede que Ford concibiera su proyecto como algo de gran valor y prolongable en el tiempo y los inversores no); todo esto llevó a Ford a crear en 1903 la “Ford Motor Company” apoyado por nuevos inversores, de la cual saldría el carro más rápido en tierra del momento (el Ford 999).

Del mismo modo, años más tarde, traería el denominado “salario por motivación”, pues a los trabajadores se les comenzó a pagar $5.00 por día, que representaba un aumento de más de la mitad del salario mínimo en Estados Unidos, con el objetivo de quitarles los trabajadores a “Cadillac” (que era la “Detroit Automobile Company” reorganizada), lo que es un claro ejemplo de cómo la iniciativa privada (o función empresarial), mediante la libre competencia, es capaz de mejorar la calidad de vida de la clase trabajadora sin necesidad de la intervención estatal, así mismo, en 1908, creó el que tal vez es el auto más emblemático de la historia automotriz, el Ford Modelo T, con este modelo se podría decir que “mató dos pájaros de un tiro”, pues: 1) era muy barato, de fácil adquisición para la clase media, por lo que se podría llegar a un público mucho más amplio, respecto a esto diría “voy a construir un coche para el pueblo”; y 2) creó la producción en serie (o en masa) que (nuevamente) redujo la presión sobre la clase obrera, abarató costes de producción y maximizó ganancias, y en consecuencia se registró un aumento en los estándares de vida de sus obreros que tiempo después se traduciría en un avance a la clase obrera americana en general. 

Otro avance importante del que fue responsable Ford fue el de integrar dieciocho días libres a sus empleados para cubrir vacaciones y enfermedad, una práctica (sin lugar a dudas) poco común en la época, además de que redujo el salario a 40 horas por semana, restándole un día (originalmente eran 6) y pagando a los empleados negros salarios y beneficios similares que a los blancos (en una cultura caracterizada por su racismo), todo esto llevo a “Ford Motor Company” a ser una de las compañías más famosas del país, y a demostrar (como se ha venido repitiendo durante esta charla) como desde la función empresarial se mejoró la condición de vida de los empleados, se consiguió que los costes de producción fuesen mucho más bajos, se maximizaron ganancias, se revolucionó la forma de transportarse de la ciudadanía en general, ofreciendo un auto que cada vez era más barato (llegando a un precio de $370.00) y que era confiable y fácil de reparar para todo el público. 

Por otra parte, en esta historia no solo se puede observar la función empresarial en Henry Ford, también se manifiesta en los inversores que colocaron el dinero para fundar la “Detroit Automobile Company”, ya que al darse cuenta del éxito que estaba teniendo Ford, decidieron reorganizar la compañía (como se mencionó antes) en la empresa “Cadillac”, y es otro rasgo de la mencionada Función Empresarial que podemos encontrar, el actor solo posee determinadas creencias o convicciones subjetivas (Mises le llama a esto “Probabilidades” de Casos o Eventos Únicos) que conforme se modifican o amplían cambian radicalmente la visión de dicho actor, es decir, varían por sorpresa y de forma radical todas sus creencias y conocimientos, lo que trae como consecuencia, que continuamente descubra situaciones completamente nuevas que antes no era capaz de concebir; esto, probablemente, fue lo que pasó con los inversores, se dieron cuenta del potencial que tenía el automóvil en cuanto a beneficios empresariales se refiere, y decidieron invertir en el proyecto. 

En conclusión, Henry Ford demostró como desde la función empresarial es posible transformar al mundo, no se necesita de un ente regulador central que establezca leyes y decretos, sino que a partir de la brillante mente del ser humano (trabajando desde la iniciativa privada) se puede lograr grandes cambios que nos traerán (y nos han traído la civilización), en esto creo que reside la grandeza de la Escuela Austriaca de Economía, a partir del marco teórico que esta nos ofrece es posible visualizar casos como este, este hombre fue, sin que quepan dudas, una de las mentes más brillantes del siglo XX y creo que los seguidores de las ideas de la libertad tenemos muchísimo que aprender de personajes como este, que, lamentablemente, ha tenido muy poca difusión en el movimiento, pero justo para eso estamos nosotros, para descubrir casos excepcionales como este, donde las ideas de la libertad se hagan notar, que demuestren que lo que decimos es real y está bien fundamentado, y darles difusión. 


Esta publicación expresa únicamente la opinión del autor y no necesariamente representa la posición de Students For Liberty Inc. En el Blog EsLibertad estamos comprometidos con la defensa de la libertad de expresión y la promoción del debate de las ideas. Pueden escribirnos al correo [email protected] para conocer más de esta iniciativa

Write for Us

Our Writers

X